Métodología

El marco metodológico desde el cual se plantea esta intervención es el método de investigación – acción –participativa, dicha metodología es una herramienta para del trabajo profesional en el ámbito micro-local, como un barrio, distrito o municipio, o una escuela y puede contribuir a alcanzar el “objetivo último” de integración comunitaria y cohesión social. La participación ciudadana es un medio para mejorar la calidad de vida.

La meta última de la investigación-acción participativa  es conocer para transformar; siempre se actúa en dirección a un fin o un “para qué”, pero esta acción no se hace “desde arriba” sino desde y con la base social.

Dentro de este proceso secuencial “conocer-actuar-transformar”, la investigación es tan sólo una parte de la “acción transformadora global”, pero hay que tener en cuenta que se trata ya de una forma de intervención, al sensibilizar a la población sobre sus propios problemas, profundizar en el análisis de su propia situación u organizar y movilizar a los participantes. En este caso los participantes son los actores escolares –directivo, docentes, alumnos y padres- los cuales perciben y actúan para transformar directamente los problemas que les aquejan e intentan en forma natural una serie de acciones encaminadas a la solución de estas problemáticas.

En nuestro caso la intervención se piensa como un apoyo más sistemático en la conceptualización de los problemas, con acciones encaminadas a el fortalecimiento de la conciencia de los alumnos acerca de los valores y actitudes de la cultura de la legalidad para que esta conciencia compartida tenga un efecto sobre los índices de violencia que se vivan hacia dentro de la propia escuela. Por otro lado el otro marco de referencia sobre el cual se sustenta esta intervención está en la teoría sobre el vínculo, la cual establece que en la medida en que haya fuertes lazos afectivos entre los miembros de la familia así como entre la escuela y la familia en esa medida los niños y jóvenes fortalecen su personalidad.